Origen de la escritura: tokens de cerámica

Esto me interesa especialmente por dos cosas: una es la relación con “un ruido secreto de Duchamp” y cómo lo entiendo yo en relación a la Sociedad Secreta. Pero también en relación a Menhir, los tokens tenían agujeros para poder ser acumulados en collares y mejor transportados. Es curioso que en el i Ching se usen estas monedas agujereadas. Quizás esos tokens fueron usados en un principio para realizar lecturas geománticas?

El primer antecedente de la escritura

Leer entero en: http://es.finaly.org/index.php/El_primer_antecedente_de_la_escritura

“A mi juicio, no existe duda alguna de que estas bullae fueron inventadas para proporcionar a las partes de una transacción un tipo de superficie tersa de arcilla que, según la costumbre sumeria, podía ser marcada con los sellos personales de los individuos implicados, a modo de validación del acto comercial. El hecho de que la mayoría de las 350 bullae descubiertas hasta el momento lleven impresiones de dos sellos diferentes, apoya mi convicción. Amiet ha sugerido que las bullae de Susa podían haber servido como conocimientos de embarque. Desde este punto de vista, un productor rural de, pongamos por caso, tejidos consignaría un flete de efectos a un intermediario urbano, enviándole junto con el flete una bulla con un número de fichas en su interior descriptivas del tipo y cantidad de la mercancía embarcada. Rompiendo la bulla, el destinatario del flete podía verificar la naturaleza del propio flete; además, la necesidad de entregar la bulla intacta evitaría al transportista la tentación de sisar la mercancía en tránsito. Esta transferencia sellada de fichas entre socios comerciales representa una forma completamente nueva de emplear el antiguo sistema de registro.

Esta innovación tenía un serio inconveniente. Los sellos impresos sobre el terso exterior de la bulla servían para dar validez a cada transmisión, pero, si estas improntas de los sellos tenían que conservarse, la bulla tenía que permanecer intacta. ¿Cómo, entonces, podría determinarse qué fichas, y en qué número, había en su interior?. Pronto se encontró una solución al problema. La superficie de la bulla fue marcada, de forma que, además de las improntas de los sellos que le daban validez, llevaba imágenes de todas las fichas incluidas en su interior.

El ejemplo más chocante de esta práctica lo constituye una bulla que resultó contener seis fichas ovoides con surcos. Cada una de las seis fichas había sido presionada contra la superficie de la bulla, antes de ser introducida en la misma; aquellas encajan exactamente con las improntas de la superficie de la bulla. Este medio de registrar en su exterior el contenido de una bulla no se practicó, sin embargo, de una forma universal. Sobre la mayoría de las bullae se hacía la impresión con el pulgar o con un cálamo; una impresión circular representaba una esfera o un disco, una impresión semicircular o triangular estaba por un cono, y así sucesivamente.”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s